Esta biblioteca digital alberga el libro sobre Oncología y Oncocirugía Ortopédica.

Incluye clases académicas, conferencias impartidas en congresos nacionales e internacionales, trabajos publicados, discusiones de casos, procedimientos quirúrgicos realizados y técnicas propias desarrolladas.

Se eligió el formato digital porque la web permite la inclusión de textos con numerosos recursos visuales, como imágenes y videos, que no serían posibles en un libro impreso.

El contenido está destinado a estudiantes, profesionales de la salud y al público en general interesado en el área.

Condroma

Condroma

Condroma

El condroma es un tumor benigno que se desarrolla a partir de células cartilaginosas, siendo los huesos cortos de las manos y los pies sus principales lugares de aparición. Generalmente puede presentarse como una lesión solitaria o, en algunos casos, afectar a múltiples huesos, caracterizándose lo que se conoce como encondromatosis.

La encondromatosis unilateral, a su vez, es una forma de discondroplasia que se denomina enfermedad de Ollier. El síndrome de Maffucci se caracteriza por la presencia de múltiples encondromas asociados a hemangiomas.

Aunque el condroma tiene predilección por los huesos cortos, ocasionalmente se puede encontrar en huesos largos, como el fémur distal, el húmero proximal y la tibia. En estas localizaciones es importante hacer un diagnóstico diferencial con otras patologías, como el infarto óseo, que generalmente es asintomático y puede identificarse mediante hallazgos radiológicos, y el condrosarcoma central grado I, que es sintomático, evoluciona lentamente en el tiempo y provoca lesiones corticales. erosión dentro del hueso, haciéndose cada vez más grande. 

Diferenciar histológicamente entre condroma y condrosarcoma grado I puede ser un desafío, y es preferible un enfoque de observación clínica y radiográfica para determinar el manejo adecuado, ya que el condrosarcoma grado I es de evolución lenta, lo que permite la observación en períodos cortos de tiempo, de tres a seis meses, realizar exámenes de imagen. Si se producen cambios, con empeoramiento de las imágenes, la lesión debe considerarse como condrosarcoma grado I y tratarse como tal. El diagnóstico histológico de esta neoplasia es controvertido. 

Radiográficamente, el condroma se caracteriza por una lesión rara, ocasionalmente con focos de calcificación, que puede provocar deformidades óseas.

El tratamiento del condroma asintomático, descubierto por casualidad, sólo puede ser la observación, ya que generalmente no evoluciona y se comporta como una cicatriz, siendo sólo un hallazgo de la exploración. El legrado de un “condroma”, que en realidad era un condrosarcoma de grado I, puede provocar la diseminación del tumor, dificultando la correcta realización de una cirugía de resección con margen oncológico.

Cuando el condroma afecta la superficie externa de los huesos se denomina condroma yuxtacortical y suele requerir tratamiento quirúrgico mediante resección parietal parcial.

El condroma es un tumor cartilaginoso benigno, generalmente inofensivo, pero requiere seguimiento y, en algunos casos, si progresa, con aumento de la lesión, es necesaria la intervención quirúrgica, con resección del tumor con margen oncológico, para garantizar el mejor resultado para el paciente, evitando recurrencias.

Se debe realizar un seguimiento clínico del paciente asintomático con imágenes a los 3 meses, 6 meses y posteriormente cada año para un diagnóstico precoz y tratamiento adecuado a tiempo de un posible condrosarcoma grado I, permitiendo tratar de forma adecuada y en buen estado esta lesión. tiempo. 

Autor: Profr. Dr. Pedro Péricles Ribeiro Baptista

 Oncocirugía Ortopédica en el Instituto Oncológico Dr. Arnaldo Vieira de Carvalho

Deja una respuesta

¡Hola! Cómo podemos ayudarle?