Esta biblioteca digital alberga el libro sobre Oncología y Oncocirugía Ortopédica.

Incluye clases académicas, conferencias impartidas en congresos nacionales e internacionales, trabajos publicados, discusiones de casos, procedimientos quirúrgicos realizados y técnicas propias desarrolladas.

Se eligió el formato digital porque la web permite la inclusión de textos con numerosos recursos visuales, como imágenes y videos, que no serían posibles en un libro impreso.

El contenido está destinado a estudiantes, profesionales de la salud y al público en general interesado en el área.

Condrosarcoma del Fémur

Condrosarcoma del Fémur

Condrosarcoma del Fémur

Condrosarcoma del Fémur. Paciente femenino de 33 años de edad con dolor en rodilla derecha de 6 meses de evolución. Fue atendida en el Hospital Universitario  donde realizo estudios de imágenes que mostraron rarefacción ósea con focos de calcificacion.Se realizo una biopsia ósea con diagnostico histopatologico de Condroma.

Se realizo una cirugía mínimamente invasiva por vía lateral, curetaje intralesional y se relleno la cavidad con cemento.

El procedimiento fue documentado  y se pretendió argumentar que toda la lesión fue alcanzada con esa incisión. Se realizaron radiografías posoperatorias (Figuras 1-4).

Figura 1: Radiografia do procedimento intralesional por pequena incisão!!!??? A cureta e a pinça apontam a profundidade, querendo o cirurgião inferir que por este acesso consegue atingir toda a lesão. Sabemos que isto não é correto, apenas espalha a lesão.
Figura 1: Radiografía del procedimiento intralesional a traves de una incision pequeña !!! ??? La cureta y la pinza apuntan a la profundidad, lo que significa que el cirujano cree que por este acceso puede llegar a toda la lesión. Sabemos que esto no es correcto, sólo se extiende la lesión.
Figura 2: Foto da cicatriz operatória, em 13/jun./1998. Esta incisão pequena é contraindicada no tratamento oncológico desta lesão.
Figura 2: cicatriz operatoria,13 / junio / 1998. Esta pequeña incisión está contraindicada para el tratamiento oncologico de esta lesión.
Figura 3: Radiografia do pós-operatório de curetagem intralesional indevida. Nesta radiografia já se pode observar áreas de rarefação ao redor de todo o cimento, indicando a presença de tumor.
Figura 3: Radiografía del curetaje intralesional inadecuado. En esta radiografía ya sepueden ver áreas de adelgazamiento alrrededor de todo el cemento, lo que indica la presencia de tumor.
Figura 4: Radiografia, em perfil, com rarefação anterior, indicando a presença de tumor. Devemos assinalar que isto não se trata de recidiva e sim neoplasia que continuou na cavidade.
Figura 4: Radiografia de perfil, con adelgazamiento de la zona anterior, lo que indica la presencia de tumor. Hay que señalar que no se trata de una recaída, sino tumor remanente en la cavidad.

El curetaje intralesional puede ser utilizado en algunos casos de lesiones benignas agresivas, como el TCG (tumor de células gigantes). De todas formas no se pueden utilizar pequeñas incisiones en ningun caso. Cuando se decide realizar una técnica de curetaje se debe tener una vision amplia de la zona a curetear y realizar adyuvancia local cuando sea necesaria.

En este caso en particular, el curetaje no esta indicado para el tratamiento de esta lesión, mucho menos con una incisión pequeña. La biopsia dio como resultado Condroma pero en realidad se trata de un Condrosarcoma grado II,  que fue el diagnostico definitivo con el material obtenido con  el curetaje.

Con este diagnostico de malignidad y un cuadro de recidiva local fue indicada una amputación el paciente no acepto el tratamiento indicado y solicita una segunda opinión.

En las radiografías  del posoperatorio inmediato se puede observar tumor remanente. En las imágenes de RMN se observa esta situación en detalle. (Figuras 5-10)

Figura 5: Ressonância magnética, em corte coronal T1, mostrando a permanência de tumor, sinal intermediário ao redor do cimento (baixo sinal). Nota-se ainda extravasamento da lesão pela abertura cirúrgica da cortical lateral e em tecidos moles.
Figura 5: RMN, T1 coronal, que muestra el tumor residual, señal intermedia alrededor del cemento (señal baja). Tenga en cuenta también la invasion de partes landas a traves de la ventana cortical realizada durante la cirugia.
Figura 6: Ressonância magnética, corte sagital T1, ressaltando extravasamento da lesão na face anterior do fêmur, sob a patela.
Figura 6: RMN, T1 sagital, destacando la invasion en partes blandas por la cara anterior del femur.
Figura 7: RM, sagital com contraste, demarcando a permanência de tumor e o extravasamento da lesão, em 22/fev./1999.
Figura 7: RMN, contraste sagital, marcando la permanencia del tumor y la invasion de partes blandas. 22 / Feb / 1999.
Figura 8: RM, coronal T1. O condrossarcoma atinge a epífise femoral.
Figura 8: RMN, T1 coronal. El condrosarcoma alcanza la epífisis femoral.
Figura 10: RM, axial T1, com lesão nos tecidos moles da face lateral da coxa.
Figura 9: RMN T1, detallando la permanencia y la progresión tumoral extracortical. Figura 10: RMN, T1 axial, con la lesión en los tejidos blandos de la cara lateral del muslo.

Concluimos que a pesar del tratamiento inadecuado, estábamos ante la presencia de una lesión de crecimiento lento y se podia realizar una resección amplia de la región afectada y luego implantar una endoprotesis no convencional.

Si el estudio anatomopatológico de la pieza resecada no muestra desdiferenciación  se podrían realizar controles posoperatorios clínicos y de imágenes cada tres meses inicialmente y realizar la amputación si hubiese otra recidiva.

Se realizo la resección del tercio distal del fémur con un abordaje amplio como se observa en las Figuras 11 y 12 las radiografías correspondientes Figuras 13 y 14.

Figura 10: Paciente com um ano e oito meses após a ressecção ampla e reconstrução com endoprótese não convencional. Incisão ampla lateral da coxa.
Figura 11: Paciente con un año y ocho meses después de la resección amplia y reconstrucción con endoprótesis noconvencional. Incisión cara lateral del muslo.
Figura 11: Carga monopodal após um ano e oito meses, em 17/Out/2000.
Figura 12: paciente con carga monopodal después de un año y ocho meses, 17 / Oct / 2000.
Figura 12: Radiografia de controle, frente, após vinte meses.
Figura 13: Control radiografico, de frente, después de veinte meses.
Figura 13: Radiografia de controle, perfil. (17/Out/2000).
Figura 14: Control radiografico, perfil. (17 / Oct / 2000).

Estado funcional del paiente al tercer año posoperatorio, Figuras 15 y16 y a los doce años : Figuras 17-20.

Figura 14: Paciente com boa função de flexão do joelho operado,17/Jul/2001.
Figura 15: Paciente con buena función de la flexión en la rodilla operada, 17 / julio / 2001.
Figura 15: Carga monopodal após dois anos e meio. Nenhum sinal de recidiva do tumor, 17/Jul/2001.
Figura 16: Carga monopodal después de dos años y medio. No hay señal de recidiva del tumor, 17 / julio / 2001.
Figura 16: Paciente após 12 anos e meio da cirurgia de ressecção ampla, sem sinais de recorrência da lesão, 14/Jul/2011.
Figura 17: El paciente después de 12 años y medio de la cirugia y sin signos de recidiva de la lesión, 14 / jul / 2011.
Figura 17: Carga monopodal, boa força muscular.
Figura 18: Carga monopodal, buena fuerza muscular.
Figura 18: Cintilografia óssea sem sinais de recidiva.
Figura 19: Gammagrafía ósea, sin signos de recidiva.
Figura 19: Paciente com boa função, após 12 anos da cirurgia de ressecção do 1/3 distal do fêmur e reconstrução com endoprótese não convencional de polietileno, sem recidiva, 02/03.2010.
Figura 20: Paciente con buena función, 12 años después de la resección del tercio distal del fémur y la cirugía de reconstrucción con endoprotesis no convencional de polietileno, sin recurrencia, 02 / 03,2010.

Vídeo 1: Función a los doce años del posoperatorio  

Autor : Prof. Dr. Pedro Péricles Ribeiro Baptista

 Oncocirurgia Ortopédica do Instituto do Câncer Dr. Arnaldo Vieira de Carvalho

¡Hola! Cómo podemos ayudarle?